Edipo no es hijo de Freud

 

El Romanticismo encontró un chollo en la figura del Edipo Rey de Sófocles, a quien usó como símbolo de la búsqueda del “yo”, de la propia conciencia. Los románticos inventaron una idea de lo “trágico” que sigue perdurando y que entiende la palabra “tragedia” como parte constitutiva de la propia condición del individuo, cuando en realidad es una abstracción que permite repensar la naturaleza de todo grupo humano y reflexionar sobre el temible peso de la incertidumbre que inunda cualquier vida. Edipo no busca la introspección ni desea conocerse a sí mismo, no es hijo de Freud. Lo que realmente le impele a actuar es una fuerza que le sobrepasa, el dios Apolo. Y le preocupa tanto su bienestar como el del pueblo tebano.

La tragedia griega asume que el ser humano se enfrentará en algún momento de su existencia a algo que jamás logrará resolver, aunque ponga en marcha todas sus capacidades. Consciente de que a los dioses les trae al pairo lo que él sepa o deje de saber sobre sí mismo, Edipo paga su culpa no por sus terribles crímenes, sino por creer que su prosperidad durará para siempre. Los últimos versos del Edipo Rey advierten de que nadie puede sentirse afortunado hasta que llegue el último de sus días.

Cuando un autor teatral se enfrenta hoy a Sófocles, todavía sigue pesándole más la concepción que tuvieron los románticos, fuertemente influida por la idea cristiana de redención. Para la mayoría de dramaturgos modernos, el rey de Tebas es un hombre que se enfrenta a su destino, se busca a sí mismo y se emancipa. En este sentido, Oriol Broggi ha presentado este año en los escenarios catalanes una lectura de Edipo eminentemente romántica. De la mano de Wajdi Mouawad y su Les Larmes d’Œdipe, que se basa en el Edipo en Colono y Broggi utiliza en su obra, el personaje de Edipo es para él un inadaptado que busca el porqué de su malestar en el mundo, asume su culpa y logra el autodescubrimiento.

Pero Sófocles nos dice muchas más cosas. Su Edipo Rey escenifica un movimiento descendente, de la devoción y la gloria, a lo más profundo y terrorífico. Los situaciones que plantean las tragedias griegas son problemas que afectan a toda la comunidad. El drama de Edipo no es conocer la verdad, sino haber creído que sería feliz hasta el final de sus días y tomar consciencia de que, si no se hubiera creído tan inteligente, asumiendo que ya nada podía perturbar esa dicha, podría haber evitado el desastre. Lo que nos lleva a otra tragedia monumental del mismo Sófocles. Su Edipo en Colono, que representa el movimiento contrario, en el que el protagonista pasa de ser un asocial a ser un dios protector de Atenas, que lo acoge como a una divinidad. El orden que Edipo ha roto debe restablecerse. Para que esa metamorfosis se complete, tan solo queda ocultar su tumba, a fin que nadie la encuentre. Edipo desaparece para siempre. Pero su fuerza protectora perdura.

Cualquier griego de la época tenía perfectamente asumido que el destino nos tiene preparadas cosas inesperadas. La tragedia griega planteaba situaciones que no se pueden resolver solo con la razón, ya que hay otras fuerzas en juego. Edipo confía plenamente en su inteligencia pero estas fuerzas (llámense como se quiera: destino, los dioses, el azar) lo destruyen. Hoy se suele pensar, bajo el culto a la tecnología y el progreso, que para cada problema existe una solución. Y se intenta a toda costa aferrarse a pretendidas certezas, para alejar cualquier situación o pensamiento que ponga en cuestión el orden del mundo. Ante tales asunciones, el Edipo romántico, el hombre que se busca, se encuentra y se comprende ya no nos sirve de gran ayuda: en una época de egos exacerbados, seguir fijándose en el individualista Edipo romántico es caer en un circuito cerrado. Ahora ya no debería tratarse de mirarse a uno mismo, sino en aceptar, como muestra también la historia de Edipo, que no saber forma parte de nuestra existencia. Y que las consecuencias de muchas de nuestras acciones siempre estarán sujetas a un margen de imprevisibilidad incontrolable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close