Autor

Estudié periodismo y filología clásica, sin duda dos disciplinas de futuro. Una condicionada por la asfixiante carga de lo nuevo; otra marcada por el olor a viejo. Ambas nacieron casi al mismo tiempo, hace apenas dos siglos, aunque cierto “periodismo” se venga haciendo al menos desde que Heródoto pusiera por escrito los resultados de su particular investigación. También los bibliotecarios de Alejandria se propondían hacer algo de filología cuando les dio por escoger entre los diversos manuscritos a su alcance, compararlos, fijar un texto y arriesgar una interpretación. El caso es que siempre me ha interesado cómo nos contamos las cosas. Y aunque ni el periodismo ni la filología den respuestas reconfortantes (¿no debería ser ese su propósito, hacernos sentir incómodos?), son mi punto de partida para intentar entender algo de lo que pasa en el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s